Descubriendo los misterios de Texas

Hace muy poco estuve en Estados Unidos, y en uno de mis paseos por Texas entré a una tienda erótica. Lo cierto es que me quedé hipnotizada con todos los juguetes sexuales y productos eróticos que tenían, pero además de que el sexshop estaba atestado de vibradores, bolas chinas, masturbadores, plugs anales, masajeadores, dildos, con control remoto, juguetes anales, arneses, accesorios de pene… ¡e incluso había una sección enorme para sexo BDSM!

No me quedó ninguna duda de que aquí es una de las mayores aficiones, porque allí no faltaba de nada: había esposas, máscaras, antifaces, ataduras, fustas, palas, mordazas, plumas, collares, pinzas pata pezones, ruedas de estimulación… He leído que el BDSM ayuda a tener una mejor salud mental, y a pesar de practicar BDSM alguna vez hace tiempo que no veía cosas así. Al menos sé que después de este viaje (y con las maravillosas ataduras que me he comprado) volveré a probar el sexo BDSM ¡sin miedo ninguno!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s